esen

Sala de la Modernidad

 

El último gran logro de este recorrido está marcado por las reformas liberales y democráticas que han moldeado el rostro del mundo occidental moderno. Se van abriendo paso de forma subterránea a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII, a través del Antiguo Régimen, cuyo instrumento de expresión fue el arte barroco.

Estas reformas buscan la dignidad de la persona –concretada en los Derechos Humanos– y la libertad –la libertad de pensamiento, la libertad política, la libertad económica y, sobre todo, la libertad de las conciencias en el marco de una sana laicidad–.